UNA GALLINA

31.08.2020

Chaya era la tercera hija de un matrimonio judío de Chechelnik, Ucrania, que producto de las persecuciones del Imperio ruso huyó en barco junto a su familia para instalarse en Brasil. Al llegar, todos los Lispector adoptaron nombres más fáciles de pronunciar en portugués; fue cuando Chaya pasó a llamarse Clarice Lispector.

Su infancia estuvo marcada por la pobreza y por la experiencia de la migración. Además su madre, de salud siempre débil, murió cuando Clarice tenía apenas nueve años. Su padre luego trasladó a la familia a Recife, para finalmente asentarse en Río de Janeiro. Todos estos lugares serían luego escenario de sus obras.

A los veinte años Clarice había publicado su primer cuento. Estudió Derecho, donde conoció al que sería su marido, un joven diplomático. En 1943 se nacionalizó brasileña, se casó y escribió su primera novela, Cerca del corazón salvaje, en uno de los debuts literarios más aplaudidos de Brasil. La historia la narra Joana y la novela era completamente novedosa al introducirse en la mente de la protagonista femenina.

Luego de ello Clarice Lispector desapareció del radar público, razón por la cual se comenzó a construir en torno a su figura un aura de misterio, complementada también por el hecho de que en general no daba entrevistas. Lo cierto es que Lispector se fue a vivir al extranjero por el trabajo de su marido, con lo cual sus publicaciones fueron más esporádicas, hasta que se divorció y retornó a Brasil en 1959, ya como madre de dos hijos.

De vuelta en Brasil, Lispector comenzó a trabajar en medios y publicó obras como los cuentos Lazos de familia y la novela La manzana en la oscuridad. En 1963 lanzó quizás su obra más famosa, La pasión según GH, en que la protagonista cuenta la crisis existencial que atraviesa tras aplastar a una cucaracha en la habitación donde había vivido su criada. Los textos de Lispector se adentran en la mente de sus personajes principales, muchas veces mujeres de clase media como ella, con la sociedad brasileña como telón de fondo.

La última década de vida de Lispector fue dura, pues sufrió varias quemaduras de tercer grado luego de quedarse dormida con un cigarrillo a medio acabar. Cuando despertó, solo atinó a sofocar con las manos sus manuscritos en llamas. Tuvo que seguir escribiendo a máquina y someterse a dolorosos tratamientos.

En 1977 publicó La hora de la estrella y pocos meses después murió a causa de un cáncer de ovarios, a los cincuenta y seis años. Su fama, desde entonces, comenzó a adquirir un verdadero estatus de culto. Hoy es considerada una de las plumas fundamentales de Brasil (mujeresbacanas.com)

A partir de los 12 años